Paula Andrea Betancourt


Laura Guana Romero / Redacción - Mauricio Riaño Martínez / Producción

El sentido de pertenencia por la tierra antioqueña son evidentes en el hogar de la exreina, una de las más queridas por los colombianos. (Vea las mejores fincas en venta de Medellín)

Desde que llegamos a esta espectacular casa campestre, nos recibe una gran cantidad de flores que nos marcan el camino hasta la entrada principal. 

Amplios ventanales volcados hacia un gran jardín permiten tener tras las vidrieras paisajes que refrescan el interior y se convierten en parte del arte que atiborra el lugar. (Eliana Franco nos mostró su lugar más intimo)

Después de atravesar el corredor principal lo primero que encontramos es un detalle que no puede faltar en una típica casa antioqueña, un patio central con una fuente en piedra. “El ruido del agua me relaja y no podía faltar ya que hace parte de los cuatro elementos naturales que me encanta tener en la casa”, comentó Paula Andrea. (Así vive el modelo más cotizado de Colombia)

Las zonas sociales del hogar son engalanadas por materiales rústicos y detalles clásicos que se convierten en el eje de todas las miradas.

La calidez de los espacios se marca en diversas obras de arte.
 

Al interior

La particularidad de Paula Andrea es que es tanto el amor por el diseño interior que en ocasiones ayuda a sus conocidos y amigos en temas de interiorismo.

Ella busca habitar, vivir y crecer en los espacios, creando lugares hechos para soñar siendo estos altamente estéticos, humanos y acogedores.

Exseñorita Colombia en el año de 1992 y Virreina Universal en 1993.

Después se dedicó al modelaje y a la presentación. Actualmente sigue trabajando como imagen de reconocidas marcas y se destaca como una gran empresaria.

Para Paula Andrea el mejor rol que ha desempeñado en los últimos años ha sido el de mamá. Día a día disfruta en esta bella casa campestre de la compañía de sus tres hijos.

 

(22 votos)

Última actualización: Jueves 15 de Setiembre de 2016

Buscar Casas de famosos

Publicidad