Bebés y niños, cómo debe ser su baño


Lo más importante es que sean espacios funcionales. Los materiales, accesorios, colores y mobiliario deben estar pensados para su seguridad y entretenimiento.

Varios expertos coinciden en que el baño de los pequeños debe tener colores cálidos y figuras divertidas. Es un concepto que se ha manejado desde siempre y cada vez cobra más fuerza.

Cabe mencionar que en estos espacios tiene mucha importancia el color blanco. No importa si se utilizan tonos ácidos en gran parte de los elementos mientras en algunos primen los tonos claros (preferiblemente el blanco). Este color además de significar limpieza, hace ver más amplios los espacios.

Elementos para decorar el baño de niños
Los vinilos decorativos: ofrecen una variedad ilimitada de diseños y figuras, son prácticos y su instalación es muy fácil.

Toallas y elementos de colores: se pueden intercambiar y siempre llamarán la atención de los más pequeños

Formas y diseños especiales: que el espejo sea un rombo, un globo o un corazón son figuras que le dan un toque especial a ese espacio. Las repisas, closets y demás elementos deben ser acordes con el concepto y tener figuras alegres. Los interruptores de la luz no deben ser clásicos, los detalles sorprenden y la imaginación no debe tener limites a la hora de decorar este espacio especial para los más consentidos.
 
Mobiliario de diseños novedosos: es común ver en baños modernos, que la bañera del bebé sea un tazón gigante o un pez enorme. Eso sin duda, distrae al bebé y hace que ese momento sea muy entretenido.

No es normal que los hogares cuenten con un baño exclusivo para niños pero esto no debe ser excusa para no convertir cualquier baño de casa en un lugar único y lleno de magia.

Tenga en cuenta que los excesos en los colores y detalles pueden generar rechazo. Procure ser simple y buscar asesoría. Que la experiencia de cepillarse los dientes, bañarse o vestirse sea atractiva, divertida y única.

(1 vote)

Última actualización: Lunes 28 de Julio de 2014

Publicidad


Publicidad